domingo 23 de enero de 2022
Cursos de periodismo

Sin jefe ni plan, Juntos exhibe sus internas: la trampa de Larreta, el enojo radical y el largo adiós de Vidal

– Yo voto lo que me diga Diego -, dijo Martiniano Molina y, al rato, votó a favor de la reelección.

La línea de tiempo sugiere que entre la frase y la mano levantada, Santilli -el Diego, al que remitió el diputado, ex intendente de Quilmes- le dijo como votar. Lo curioso es que a las 21.10, media hora después de la aprobación del proyecto, Santilli tuiteó un rechazo sinuoso. Como si, en privado, le hubiese dicho una cosa a Molina y por Twitter escribiese otra. Las dimensiones paralelas de la política.

El micro episodio del sacrificio político del chef concentra el festival de traiciones, zigzageos y desconcierto que atravesó a Juntos en la provincia de Buenos Aires durante la reforma de la ley. Su votación original estaba en duda porque se «legisló» hacia atrás: la ley impedía que en 2023 unos 90 intendentes de los 135 que tiene la provincia puedan competir por otro mandato. Esa novela mostró lo mismo que el doble affaire Presupuesto-Bienes Personales en el Congreso nacional: sin jefe, sin otro plan que salvar la ropa individual, el conglomerado PRO-UCR-CC y satélites, vive ahora en un permanente estado de internismo.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)