viernes 2 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

Sin plan B, La Cámpora juega a Cristina 2023 y mide la ventaja de sacar la PASO

“Ya no se pertenece”. Escuchado en el primer anillo de La Cámpora, el dictamen puede interpretarse como una desobediencia a Cristina Kirchner, la jefa, porque a pesar de las señales de la vice sobre su recelo a subirse a otra aventura electoral y política como candidata presidencial, el dispositivo K abrazó el plan Cristina 2023 como bandera a la victoria o, quizá, a la derrota menos estruendosa. Se puede traducir más sencillo: que Cristina deba ser candidata aunque no quiera ser candidata.

A 272 días del cierre de listas, con el alegato por la Causa Vialidad todavía tibio, la construcción de una postulación irreversible de Cristina apunta a terminar de ordenar el dispositivo del FdT que opera, casi todo el tiempo, en tres planos disociados. La vice metida de lleno en su laberinto judicial, Sergio Massa entregado a un engorroso ejercicio diario de domar una crisis económica que combina picos de actividad y de inflación, y Alberto Fernández, relegado, con los teléfonos rotos con casi todo el universo K. El presidente hace meses que no habla con Máximo Kirchner y sus contactos con Axel Kicillof, desde la crisis del FMI, son esporádicos y mínimos.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)