viernes 19 de octubre

Sin Plaza para el 24 de marzo

La preocupación no sólo es logística, si no –y sobre todo–, simbólica. Durante la mañana de ayer, un grupo de integrantes de los organismos de derechos humanos se acercó a Plaza de Mayo por la remoción de las baldosas de las Madres. Allí, funcionarios de primera línea de Espacios Públicos del Gobierno porteño –a cargo de las obras en Plaza de Mayo– les advirtió que probablemente no terminen las obras para el 24 de marzo. El final estaba previsto para fines de ese mes. Pero ahora los tiempos parecen distintos: “Nos dijeron que lo más probable es que no lleguen a terminar las obras”, dijo a El Cohete a la Luna uno de los integrantes de las organizaciones. “Esto genera una preocupación para nosotros porque la marcha no va a poder realizarse como todos los años. O sea: en principio no vamos a tener la Plaza”. En el contexto de un gobierno que no se toma vacaciones para avanzar contra los simbólicos del movimiento de derechos humanos, la demora se parece más a una excusa: con los plazos extendidos, la marcha que históricamente confluyó a Plaza de Mayo va a encontrarse con un vallado militarizado como el que cerró al Congreso en el mes de diciembre.

La obra en Plaza de Mayo empezó noviembre con un plazo de cierre previsto en el final del primer trimestre de este año, según publicó el diario La Nación. Las obras incluyen más veredas, caminos y una inversión de 43,8 millones de pesos. Organizaciones de la sociedad civil como Basta de Demoler objetan la obra, anunciaron la presentación de un amparo y cuestionan la reforma de un espacio declarado monumento histórico con un proyecto que ni siquiera pasó por la Legislatura de la Ciudad. El responsable ejecutivo de la obra es el ministro de Ambiente y Espacio Público porteño, Eduardo Macchiavelli, uno de los interlocutores del gobierno con los organismos.


Dejar un comentario