Sin techo y sin comida en la capital del mundo: los niños de Washington son los más desfavorecidos del país

Existe un refrán que se suele decir en la capital de Estados Unidos: una cosa es Washington y otra cosa el Distrito de Columbia. Washington es ese lugar al que van los turistas para visitar la Casa Blanca, donde el Congreso aprueba las leyes y donde Donald Trump protagoniza a diario una telenovela política.

Pero el Distrito de Columbia (DC), al que pertenece la ciudad, es un lugar donde viven más de 700.000 personas y donde la gente va a trabajar, las familias comen juntas y los niños van al colegio. Y muchos de esos niños, que viven a pocas millas de la sede del Congreso en el Capitolio, enfrentan la amenaza diaria de no tener techo ni comida suficiente.