jueves 26 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Síndrome de los dedos gordos, el mayor enemigo de la publicidad online

El tamaño pequeño de las pantallas, sumado a la ansiedad y al ‘síndrome de los dedos gordos’ está haciendo perder mucho dinero a las empresas que apuestan a la publicidad mobile. Según un estudio realizado en Estados Unidos entre 500 adultos usuarios de telefonía celular, el 60% admitió que clickeó avisos en la pantalla accidentalmente, queriendo cerrar el banner. Un 16% sostuvo que hizo click porque le gusta la empresa, el producto o servicio que estaba promocionando; otro 13% porque la publicidad le resultó interesante, y el 11% nunca hizo click en un aviso en la pantalla del teléfono móvil.

El estudio, publicado por Publicis Groupe’s Zenith Optimedia, advierte que más de la mitad del gasto en publicidad mobile (que hoy alcanza los u$s 18.000 millones anuales y representa un 12% del total invertido en todos los formatos publicitarios), se pierde por culpa del síndrome de los dedos gordos.

En la Argentina, según un informe de la Mobile Marketing Asociation MMA «si bien la mitad de las personas recuerda haber visto una publicidad en su celular, más del 50% nunca hace clicks». Los usuarios que sí clickean, lo hacen porque se trata de un tema que les interesa (fútbol, tecnología, moda);por un interés previo en esa marca, o porque el aviso es llamativo u ofrece algún cupón de descuento o puntos para una próxima compra.

«Los clicks accidentales son negativos para todo el ecosistema», advierte Exequiel Arriola, Director de la agencia de publicidad mobile Kickads. «Es malo para el anunciante que paga por un clic que no es de calidad; para el usuario que debe soportar publicidad intrusiva; y para el publisher, que molesta a su audiencia con avisos irrelevantes. Incluso es malo para las agencias, ya que una campaña con muchos clics pero que no genera ventas, no sirve» sostiene. «Para prevenir los clics accidentales hay que segmentar las audiencias, y ser más creativos», propone Arriola.

cronista.com  (www.cronista.com)