sábado 18 de agosto

Sitzpinkler: la moda masculina alemana de orinar sentado

En muchos pisos alemanes no es extraño encontrar un cartel en el baño en el que se puede leer “Bitte hinsetzen” (por favor, siéntese). De hecho, últimamente, este polémico letrero se está convirtiendo en un clásico de las viviendas compartidas habitadas por jóvenes de distinto género. El mensaje es de lo más inquietante para los recién llegados a tierras teutonas -especialmente para los que no dominan la lengua germana-, empieza por ser ignorado y, al tropezarse con él dos o tres veces, obliga a cualquiera a preguntar por su significado a algún local.

“Es que en esta casa está prohibido mear de pie. Es una norma del piso”, contestan. De primeras, suena a excentricidad, pero esconde todo un tema de Estado. El principal motivo, aunque no el único, por el que se realiza este requerimiento tiene que ver con la higiene. Parece lógico asumir que en un baño en el que todos orinan sentados se ensucia mucho menos. También que la manera de solventar la mala puntería de muchos hombres, es decir, pasar un trocito de papel por esa gota de orín que ha salpicado la taza, es más parecido a esparcir que a limpiar.


Dejar un comentario