21.1 C
Buenos Aires
martes 27 de octubre de 2020
Periodismo . com

Smartphone, el aire que respiro

Televisión, música y redes sociales. Estos son los tres principales consumos culturales de los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano, de acuerdo con los resultados de una encuesta domiciliaria que realizamos a 700 personas mayores de 18 años en octubre de 2016. Si bien diferentes, estas actividades comparten dos características fundamentales: no requieren una inversión adicional de dinero y no demandan el foco primario de atención durante un tiempo prolongado. Son, por el contrario, prácticas que nos acompañan en nuestros quehaceres diarios, como parte del ambiente simbólico que nos rodea. A diferencia de leer un libro, ir al cine, o visitar un museo, que requieren un gasto puntual y la interrupción el flujo de tareas cotidianas durante un lapso significativo, ver la televisión, escuchar música y circular por las redes son actividades que pueden ser realizadas con un bajo costo monetario e integradas a todo tipo de prácticas laborales y domésticas.

En sus prácticas cotidianas los encuestados recrean una cultura de tipo ambiente. En 2010, Alfred Hermida, quien se desempeña como director de la escuela de periodismo de la Universidad de British Columbia en Canadá, propuso el término “periodismo ambiente” para describir la naturaleza ubicua de la información periodística a través de las redes sociales, fundamentalmente Twitter. Según Hermida, no sólo las noticias están disponibles de manera constante y extendida, sino que también las audiencias participan del proceso de producción y distribución de información. En este artículo, adaptamos y expandimos el concepto de “ambiente” al contexto más amplio de los consumos culturales. Porque cada vez más, estos pasan de ser el resultado de actividades puntuales a transformarse en el aire simbólico que respiramos de manera mediatizada.

revistaanfibia.com  (www.revistaanfibia.com)