22.3 C
Buenos Aires
viernes 15 de enero de 2021
Cursos de periodismo

Sobre la desigualdad y otras pandemias

En la semana que recién dejamos, signada por el tratamiento legislativo de la legalización del aborto, disputas ideológicas por las vacunas contra el Covid-19 y un acto de unidad oficialista, el gobierno de Alberto Fernández promulgó la ley que establece el Aporte Solidario y Extraordinario para paliar los daños de la pandemia y el aislamiento social. El tan mentado como postergado Impuesto a la Riqueza, pues claro.

Según se reseña en este mismo portal*, esta ley dispone -con carácter de emergencia y por única vez- un aporte extraordinario y obligatorio que recaerá sobre casi 12 mil personas en Argentina. Algo así como 0,026% de la población del país, según estiman las autoridades.

Quienes tengan hasta 300 millones de pesos radicados en la Argentina, dice el nuevo texto legal, no serán afectados por este aporte. Aquellos que tengan una fortuna de ente 300 millones y 400 millones de pesos pagarán seis millones de pesos más el 2,25% sobre el excedente de trescientos millones. Así, se establecen distintas escalas hasta llegar a los que tengan radicados en el país entre 1500 y 3000 millones de pesos, quienes tendrán que pagar 39.750.000 pesos más el 3,25% sobre el excedente de 1500 millones. Finalmente, quienes estén por encima, abonarán 88.500.000 pesos más una tasa del 3,5% sobre el excedente de tres mil millones.

elpaisdigital.com.ar  (elpaisdigital.com.ar)