15.5 C
Buenos Aires
martes 29 de septiembre de 2020
Periodismo . com

Sobre la reacción ante las movilizaciones de alumnos secundarios

El peculiar malestar de los opinadores derechistas sobre la movilización de alumnos secundarios en la Ciudad de Buenos Aires se asemeja al de hace una década en Chile. En la rabia de esa corriente de opinión, influyente y bien amplificada por radio y tv, con los estudiantes secundarios subyace la evidencia de que en el futuro también habrá resistencia. Esa evidencia sobre el futuro -sobre un futuro en donde no habrá unanimidad sobre el orden que estos opinadores predican cada vez con mayor radicalidad- es testimonio de su fracaso presente.

Puede que no se compartan los objetivos o métodos de las movilizaciones y acciones del estudiantado secundario (y el autor de este blog en general no los comparte hasta donde logra comprenderlos), pero agitar el manodurismo y asimilar los secundarios a la mafia en la Argentina equivale a pedir sangre.

En lugar de indagar sobre las condiciones de posibilidad de la movilización estudiantil y sobre las prácticas concretas de (no) contención del mundo adulto y en particular de una institucionalidad educativa que revela sus taras, por ejemplo, con una pretendida reforma que se reduce a un rústico powerpoint plagado de consignas de tipo ideológico, la alternativa de culpar a los alumnos movilizados es un atajo a la razón. Este atajo -reflejo de otros- es, en sí mismo, síntoma del tipo de debate público que se organiza en el país sobre un espacio estratégico de socialización como es la educación.

martinbecerra.wordpress.com  (martinbecerra.wordpress.com)