lunes 23 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Sobre las cartas la mesa

Si algo quedó claro esta última semana en el Frente de Todos es que Cristina marca el paso y el resto la sigue. Hace algunos meses, la vicepresidenta inauguró un período de comunicación política epistolar que hoy ya está desbordado. Fue la semana de las cartas. Primero los funcionarios e intelectuales albertistas, después Santiago Cafiero y Hugo Yasky en El Cohete a la Luna, después los artistas y figuras kirchneristas, después los intendentes del conurbano bonaerense. Prácticamente no queda nadie sin expresar su opinión por escrito. Bueno, casi nadie.

Es de esperar que la vicepresidenta se pronuncie públicamente sobre los varios temas que ponen en tensión al gobierno (FMI e inflación al tope de la agenda) en breve. El silencio que se autoimpuso, según cuentan quienes la visitaron en los últimos días, tenía fecha límite: la aprobación del acuerdo con el Fondo. Superada esa instancia, y después de la mesura que había pedido Máximo Kirchner para no empantanar la votación en el Congreso, CFK habilitó a camporistas y cristinistas a “salir a hablar”. Así se gestaron algunas de las cartas, montadas además sobre una idea fija en la vicepresidenta: el gabinete de Alberto Fernández activa más rápido cuando los reclamos y reproches llegan a la agenda periodística. “Gobiernan a través de la prensa”, le dijo a uno de sus interlocutores días atrás. Y puso como ejemplo claro el episodio que cruzó al secretario de Energía, Darío Martínez, con su superior formal, el ministro de Economía, Martín Guzmán. En lo que fue casi un paso de comedia, el kirchnerismo filtró a los medios de comunicación una durísima nota del secretario reclamándole fondos a Guzmán mientras ambos estaban reunidos cara a cara. “Y los fondos aparecieron a la media hora”, apuntó en esa charla Cristina, para ejemplificar la efectividad de ventilar las discusiones internas.

cenital.com  (cenital.com)