5.2 C
Buenos Aires
viernes 18 de junio de 2021
Cursos de periodismo

¿Sobrevivirán nuestras nuevas relaciones a un mundo poscovid?

De todas las especulaciones sobre cómo será el mundo poscovid, hay dos que nos desvelan: cómo serán nuestras relaciones sexoafectivas a partir de ese momento y cómo el aislamiento, las cuarentenas y la “virtualización” de nuestra vida social alterará la forma de este tipo de vínculos. Las teorías que a mí me resultaron más interesantes se escribieron durante las cuarentenas más estrictas en el mundo, cuando juntarnos a celebrar cumpleaños y coquetear en bares parecía un horizonte imposible e irreal.

Al respecto reflexionó la maravillosa teórica franco-israelí Eva Illouz, quien auguró, en el marco de la pandemia, una escasez en los vínculos casuales y un retorno de cierta formalidad, por frecuencia, en la vida de la pareja. Desde la vereda opuesta, el teórico franco-español Paul B. Preciado se preguntó qué pasaría con las personas que no teníamos o queríamos una pareja formal con la que pudiéramos convivir. ¿Acaso no tendríamos derecho al contacto físico? ¿Al beso, al garche, al cuerpo de otras personas porque no teníamos con ellas vínculos formalísimos?

Sin embargo, lo que parecería ser una especie de “nueva normalidad” que se teje sobre las ruinas de la anterior nos sorprende retomando actividades sociales, laborales y familiares y volviendo a ocupar la calle con un montón de situaciones nuevas y prácticas que ahora nos resultan ajenas. En este retorno, muchas personas estamos conociendo a las nuevas parejas de amigxs y familiares que no habíamos visto nunca porque empezaron su vínculo durante la cuarentena y estamos escuchando los relatos de relaciones que se han estirado más de doce meses y se han mantenido en las cuatro paredes de la casa de alguna de las personas involucradas.

vice.com  (www.vice.com)