Solo 88 empresas en todo el mundo son las culpables del estado de nuestros océanos

El cambio climático está causando grandes estragos en el océano, y la gente está haciendo lo que puede por salvar los mares. Sin embargo, un nuevo estudio muestra exactamente quién es el culpable de esto. Y no, no son los consumidores. Son los principales productores de combustibles fósiles: empresas como BP, Chevron, ExxonMobil o Royal Dutch Shell, entre otras.

El estudio, publicado el miércoles en la revista Environmental Research Letters, analiza la acidificación de los océanos y atribuye exactamente cuánto han contribuido las empresas del “Big Oil”.

La acidificación del océano es resultado del exceso de dióxido de carbono en la atmósfera. A medida que los océanos van absorbiendo más y más dióxido, se producen una serie de reacciones químicas que provocan la caída de los niveles de pH del agua. Los organismos marinos que tienen conchas o exoesqueletos, como los mariscos o los corales, luchan por sobrevivir en aguas más ácidas, y se pone en riesgo ecosistemas enteros.