miércoles 20 de junio

Sólo “sí” es “sí”: el código penal sueco obligará a partir de ahora que el consentimiento sexual sea activo

La ley sueca acaba de dar un vuelco a su ordenamiento penal con respecto a la violación. Ya no hace falta que sean actos violentos o intimidantes, tampoco que víctima demuestre haber estado en una situación vulnerable. A partir de ahora está prohibido tener relaciones sexuales con alguien que no haya dicho explícitamente que sí o que demuestre activamente que desea participar.

Sólo sí es sí: es la consigna que resume el nuevo modelo penal y que pone a Suecia, junto a otros nueve países europeos, a la vanguardia de la legislación feminista en términos sexuales. Una buena parte de la sociedad no cree que haya que sufrir una situación de peligro, sino que una relación, para ser válida, deberá implicar un consentimiento activo y entusiasta por las dos (o más) partes del acto sexual. El consentimiento, frente a la resistencia, ha sido el pilar de la teoría feminista.


Dejar un comentario