12.1 C
Buenos Aires
lunes 2 de agosto de 2021
Cursos de periodismo

Standalone, la Argentina fuera de categoría

Standalone es una categoría en la que entró la Argentina para la visión de los mercados, según la calificadora Morgan Stanley Capital International (MSCI). Esto es interesante porque muchos economistas y expertos en finanzas de primer nivel ni siquiera la conocen. Esto quiere decir que la Argentina, en su dimensión económica, pasa a formar parte de una categoría única; cuestión que, para el narcisismo argentino, puede ser hasta gratificante. La traducción de “standalone” es bastante resbaladiza. Estirando un poco más el significado, se podría decir: fuera de serie, fuera de categoría o el que va por las suyas. Inclasificable. Metafóricamente, algo que el cerebro no registra.

Tiene sentido. La inflación es altísima. En otros países -salvo en Venezuela-, la inflación es como tener una enfermedad del siglo XVIII. Hay empresas que no pueden pagar sus deudas, no porque no tengan los recursos, sino porque el Banco Central les impide el acceso a los dólares (como pasó el año pasado), y tienen que entrar en default sin quererlo.

En este contexto, hay gente que sale de viaje y no puede volver, porque, de la noche a la mañana, se decide que no pueden ingresar más de 600 personas por día al país. Además, después de haber negociado la deuda con el sector privado y con los bonistas, hay un riesgo país del 18% (altísimo, de default), el cual se refleja y proyecta sobre el riesgo de las compañías, y sobre el costo del crédito y del dinero. De este modo, si una empresa, incluso una que funciona muy bien, quiere acceder a financiamiento internacional, se la penaliza por el hecho de estar en la Argentina; es decir, tiene que pagar más caro el capital para cualquier emprendimiento productivo.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)