20.3 C
Buenos Aires
viernes 23 de abril de 2021
Cursos de periodismo

Storytel, el Spotify de los audiolibros

“Voy a presentar al mundo a aquel que todo lo ha visto. Ha conocido la tierra entera, penetrado todas las cosas, y en redor explorado. Todo lo que está oculto. Excelente en sabiduría, todo lo abarcó con la mirada: contempló los secretos, descubrió los Misterios, nos ha incluso contado sobre antes del Diluvio”. Así empieza el Poema de Gilgamesh, considerado el primer texto literario de la historia de la humanidad. Escrita hace más de 3.700 en Mesopotamia (aunque el origen de la epopeya es anterior), el poema narra la desesperada búsqueda de Gilgamesh por alcanzar la inmortalidad. Es una hermosa metáfora de la literatura -y también de la condición humana- que la narración escrita primigenia sea una lucha para superar el abismo, la muerte, porque qué otra cosa es la literatura (al menos la buena) que una vía de trascendencia.

Escuchar historias es una de las formas más antiguas de transmisión de cultura y entretenimiento entre los humanos. Y aunque nos hemos apoyado en tecnologías cada vez más sofisticadas (un arco que va desde la imprenta a la realidad virtual) para acercarnos a la magia de la narración, el poder de seducción de la voz se mantiene vigente. La renacida pujanza de los podcast y la tendencia al alza de los audiolibros, un formato que parecía olvidado, así lo demuestran. Los grandes aliados de esta nueva vida de la literatura para escuchar son paradójicamente, los smartphones. Una de las compañías que más han apostado por este crecimiento es la sueca Storytel, aunque en su origen a punto estuvo de fracasar estrepitosamente por adelantarse a los tiempos: “La empresa nació en 2005, explica Jonas Tellander (fundador junto a Joan Hobson). El problema fue que entonces la gente no sabía cómo usar los teléfonos móviles para algo más que no fuera llamar o escribir mensajes de texto. Así que tuvimos que esperar hasta que llegó el despegue tecnológico con el iPhone y Android, y también a que Spotify y Netflix crecieran en número de suscriptores para que la gente entendiera el modelo de pagar por un contenido digital. En 2008 nos habíamos arruinado y yo participé en un programa de televisión, en el que presenté el proyecto ante un panel de cinco inversores para que pusieran su dinero en Storytel. Y uno de ellos lo hizo” . Hoy la compañía de audiolibros sueca está presente en 15 países y cuenta con unos 380.000 suscriptores.

one.elpais.com  (one.elpais.com)