Sturzenegger «consumió» la mitad de la meta inflacionaria y sufre presiones para corregir su objetivo de 17%

Federico Sturzenegger está en problemas. Básicamente porque el mercado no le cree.

El lapidario 2,6% que arrojó el IPC para el mes abril se convirtió en un nuevo revés del que le será difícil recuperarse.


La desconfianza no está vinculada con la veracidad de las cifras. Las dudas están relacionadas con lo complicado que resultará cumplir con las metas pautadas por el Gobierno.

Ahora, la inflación acumulada en cuatro meses trepó al 9%. Esto implica que el macrismo está obligado a que el promedio mensual sea inferior a 1% el resto del año, si es que se quiere llegar al objetivo.

Por eso, cuanto más se aferra Sturzenegger a su «número fetiche», mayor parece la pérdida de credibilidad por parte del mercado.

Desde los financistas de la city, hasta las consultoras de los principales «gurúes», pasando incluso por aquellos analistas que lo han bancado en su cruzada anti-inflacionaria, todos por igual muestran una desconfianza generalizada.