martes 28 de junio de 2022
Cursos de periodismo

Suicidios, la tragedia silenciosa de la Policía bonaerense

Un policía de 36 años se suicidó hace dos semanas con su arma reglamentaria y el uniforme puesto, dentro de su auto y frente a su casa, en la localidad bonaerense de Presidente Derqui. El parte urgente, caratulado “suicidio”, dice que lo encontraron sus compañeros de la Unidad de Prevención de Policía Local de Pilar, adonde no se había presentado a trabajar. Su caso engrosa una estadística dura, de la que se habla poco y nada: en el último lustro se suicidaron en promedio 30 agentes por año en la Policía Bonaerense, la fuerza de Seguridad más numerosa del país y una de las mayores de Sudamérica.

Según datos oficiales de la fuerza –que hoy tiene 90.800 efectivos–, los suicidios fueron al menos 39 en 2016; 30 en 2017, 31 en 2018, 32 en 2019; y 18 en 2020. La cifra está muy por encima de lo que ocurre en la población civil. Según los últimos datos de la Dirección de Estadística e Información de Salud (DEIS) del Ministerio de Salud de la Nación, en 2018 hubo en la provincia de Buenos Aires siete suicidios cada 100.000 habitantes (1.170 casos, de una población de 17.196.396 estimada por el Indec para ese año). Mientras que en la Bonaerense –que ese año tenía unos 93.000 efectivos– se suicidaron 31 (33 cada 100.000).

Consultado para esta nota, el subjefe de la fuerza, comisario general Jorge Figini, admite que el tema los preocupa. Explica que son más los policías que se suicidan que aquellos caídos en acto de servicio o fallecidos en accidentes de tránsito. “Son datos que nunca podremos llevar a cero, pero debemos trabajar fuertemente para reducirlos a cifras lo más acotadas posibles”, dice Figini.

borderperiodismo.com  (borderperiodismo.com)