20.6 C
Buenos Aires
lunes 19 de abril de 2021
Cursos de periodismo

Tent City, un «campo de concentración» en Arizona durante 24 años

«¡Hitler! ¡Hitler!» gritaban como protesta los presos ante las cámaras de televisión. Era el 4 de febrero de 2009. Más de 200 hombres de origen latinoamericano, vestidos con uniforme a rayas blancas y negras y encadenados uno a otro, eran llevados a una unidad al aire libre especial para presos «extranjeros ilegales» en la infame Tent City de Arizona.

Los gritos iban dirigidos al sheriff del condado de Maricopa (que incluye la ciudad de Phoenix), Joe Arpaio, quien unos meses antes, durante un encuentro con sus seguidores en un club italo-estadounidense, había llamado «campo de concentración» a esta cárcel cercana al centro de Phoenix, nacida como una de sus medidas contra el crimen.

Cuando the Guardian le pidió a Arpaio que comentara esas palabras, el sheriff dijo que había sido una broma. «Pero incluso si fuera un campo de concentración, ¿qué diferencia hay? De todas formas, sobreviví. Me siguieron reeligiendo», contestó.

Y la cárcel también sobrevivió. Durante más de 20 años, Tent City fue parte de un complejo penitenciario dentro de una zona industrial, a 10 minutos al sur del centro de Phoenix. En su máximo apogeo, a fines de los 90, estaba formada por 82 tiendas de campaña militares de la época de la guerra de Corea y albergaba a 1.700 prisioneros. Después de 2009, llegó a contar con hasta 200 inmigrantes ilegales.

A pesar de numerosas demandas de expresos por malos tratos, de la indignación pública y de fuertes críticas de grupos como Amnistía Internacional, que definía las instalaciones como inhumanas, superpobladas y peligrosas, esta cárcel al aire libre siguió abierta. Incluso el Departamento de Justicia acusó a Arpaio de perseguir especialmente a los latinoamericanos y de negar a los presos los derechos humanos más básicos en sus cárceles.

rebelion.org  (rebelion.org)