Todo lo que Disney posee, resumido en un inabarcable gráfico

Es una de las noticias del día en el sector audiovisual: Netflix sube sus tarifas. En España, el plan básico no varía su precio (7,99€), pero sí el estándar (de 10,99€ a 11,99€) y el Premium, uno de los más empleados por las familias al compartir gastos (de 13,99€ a 15,99€). 16€ al mes. Es un plan caro y superior al de otras plataformas de streaming, como Spotify (el Familiar a 15€) o HBO (7,99€, básico). ¿Qué necesidad tiene Netflix de encarecer sus planes?

Ganar dinero. La plataforma tiene 140 millones de suscriptores en todo el mundo y declaró unos $550 millones de dólares el curso pasado. Es mucho dinero, pero también es uno que va directamente a sufragar las costosas producciones propias de las que quiere depender más y más en el futuro. Si Netflix quiere fiar su suerte al contenido original, necesita más músculo económico. Es su única forma de plantar cara a Disney.


El gigante audiovisual aspira a lanzar su propia plataforma de streaming, Disney+ a lo largo de este año. Son graves problemas para todos los actores de la industria. El volumen de Disney es superior al de cualquier otra compañía, tanto por producción anual como por beneficios. Sus tentáculos abarcan todos los palos del contenido audiovisual estadounidense (lo que equivale al mundial), y suyas son las franquicias más exitosas. ¿Pero qué posee Disney exactamente?