domingo 14 de agosto de 2022
Cursos de periodismo

Todos idiotas

En estos tiempos, Beavis y Butt-Head se adaptan a estos tiempos. Y los tiempos no están cambiando, apenas están bajando turbios, muy turbios, a veces incluso sin agua. En primer lugar, como Beavis y Butt-Head saben que en los cines no tienen chance de competir contra los multiversos y otros tanques (tanto se trate de los verseros como de los genuinos, los que tienen alma de grandeza) entonces se estrenan “en plataformas”. En este caso, como suele suceder, a pesar del uso del plural de “plataformas” es en una en particular, en la de Paramount. Beavis y Butt-Head, entonces, en internet, ¿o era Internet con mayúscula? Ahora sí, a romper la internet.

Segundamente —ya no se usa más esa expresión pero acá estamos usándola, y por escrito—, Beavis y Butt-Head se adaptan en modo Beavis y Butt-Head a 2022; es decir, no se adaptan, o no están pensando en si se adaptan o no, o ni siquiera están pensando (o no están pensando en otra cosa más allá de fuego, ponerla y nachos). Beavis y Butt-Head rompen estos tiempos haciendo eso que ellos hacen, o que hacían. Beavis y Butt-Head rompen estos tiempos y rompen más allá, y hasta llegan a un futuro en el que todos pero todos… y atención al detalle de Beavis y Butt-Head mimos. Pero para romper todo en estos tiempos no es necesario en realidad romper nada, porque todo ya está roto. O, para traer esperanza como si nos hubiera abducido un alien emocionalmente cargado, digamos que para romper todo y poder reconstruir es necesario hacer algo. Y, como siempre, lo que hay que hacer es una comedia. Resulta que ahora la han hecho y ustedes la pueden ver en estos tiempos, yo ya la vi y la volveré a ver. Claro, no pueden verla en el cine a no ser que tengan un cine de su propiedad. Así son estos tiempos, tan contrarios a que la gente se junte a reírse con una comedia en una sala y tan a favor de la gente que tiene cines de su propiedad.

seul.ar  (seul.ar)