jueves 2 de febrero de 2023
Cursos de periodismo

Tom Cruise y la locura de los Premios Oscar

¿Tom Cruise dio una actuación convincente —una que implicó desaparecer en un personaje en lugar de deleitarse en su propia gloria eternamente joven y vigorosa— en Top Gun: Maverick? Me eludió. Tal vez me cegó el resplandor de su dentadura.

Escribo esto como alguien que disfrutó de la película, que aprecia a un piloto de combate altivo tanto como cualquiera y que cree plenamente en el talento de Cruise, una de las razones por las que he visto Jerry Maguire media decena de veces. En esa película, muestra rango. En Maverick, solo se luce.

Y, sin embargo, al parecer existe una posibilidad, aunque lejana, de que consiga una nominación a mejor actor el martes, cuando se anuncian las nominaciones a los Premios de la Academia. Anticipar si eso sucede es uno de los aspectos más intrigantes del suspenso de los Oscar. Otro es si una campaña entusiasta y poco convencional para que Andrea Riseborough obtenga una nominación como mejor actriz por la película independiente To Leslie, de la que probablemente nunca hayas oído, dará resultados.

En conjunto, esas historias ejemplifican el poco sentido que tienen los Oscar y por qué es una locura que yo y muchas otras personas nos emocionemos tanto por estos premios.

nytimes.com  (www.nytimes.com)