Torturas en la cárcel: si se denuncian, ¿por qué casi no hay condenas?

Cada dos días, un juez recibe en su despacho un expediente en el que la Procuración Penitenciaria de la Nación denuncia que un preso o varios fueron torturados en alguna de las cárceles federales o durante un traslado.

Es una denuncia formal cada dos días; 15 por mes, 183 durante todo el año pasado o 1561 en los últimos diez años (2009 a 2018).


Lo que resulta sospechoso y representa un muy mal síntoma es que en esta última década, apenas el 0,32% de esas causas terminó con una condena: solo en 5 causas hubo condenados. El resto de las causas están mayoritariamente archivadas.