domingo 23 de septiembre

“Toto” es Lionel Messi, pero el dólar es el Mundial de Rusia

Puede salir bien o puede salir mal. Pero el Gobierno tiene una sola estrategia para enfrentar la crisis cambiaria que ayer volvió a golpear en toda su magnitud. Apuesta todo a la supuesta infalibilidad del presidente del Banco Central, Luis “Toto” Caputo. Desde que empezó la tormenta del dólar, la frase preferida en la Casa Rosada y en todos los despachos del poder macrista es: “Toto es Messi”. Así de simple, como si la magia del trader exitoso en la banca privada que ha sido Caputo pudiera ser suficiente para superar el vendaval. Toto ya se anticipó a los mercados. A Toto se le ocurrió ir al FMI. Toto tiene todo el plan en su cabeza. La enunciación suena dogmática justo en un gobierno que se precia de frío y racional. Y tendría hasta un toque de humor si la Argentina no estuviera sumergida en la situación de riesgo financiero en la que se encuentra.

Lo cierto es que Toto Caputo se mueve en medio de la crisis cambiaria con un aura de estrella del mercado. Ha llevado al Banco Central a un solo colaborador, el financista Pablo Quirno, desconocido en el mundo de la política hasta que su foto con la camiseta argentina apareció en la prensa durante el empate con Islandia en el Mundial de Rusia. En aquel primer partido que preanunció el fracaso futbolístico que se avecinaba, Quirno se mostró vulnerando el compromiso de austeridad que el Presidente les había pedido a sus funcionarios. Por eso, se volvió a los tres días para esconderse en su despacho y bajar el perfil.


Dejar un comentario