Trabajar o no trabajar de pie: tres personas nos cuentan su experiencia trabajando con escritorios elevados o cintas de caminar

Los tipos de trabajo han ido cambiando poco a poco con los años y la evolución tecnológica. Por ello, poco a poco los empleos sedentarios han comenzado a ser mayoría, lo que implica que muchos de nosotros pasamos, al menos, ocho horas al día sentados en una silla.

Esta vida sedentaria acaba trayendo efectos negativos como un mayor riesgo de obesidad, aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, de diabetes e, incluso, de fallecimiento. Por ello, han ido surgiendo consejos y métodos que nos ayudarían a reducir en cierta medida los efectos del trabajo sedentarios.


Uno de estos métodos es utilizar un escritorio elevado o stand desk para trabajar o, en su defecto, trabajar en una cinta de caminar. De esta manera, en vez de pasar ocho horas sentados, trabajaríamos de pie. Hemos hablado con tres personas que han probado a trabajar con estos escritorios elevados y cintas de caminar y nos cuentan su experiencia.