domingo 9 de diciembre

Trama íntima de un acuerdo que acerca a los antagónicos del peronismo

En una jugada sorpresiva para Cambiemos, el peronismo selló este viernes la negociación con la que el kirchnerismo, el massismo y Argentina Federal lograron quedarse con dos representantes en el Consejo de la Magistratura y arrebatarle un asiento al oficialismo, con la misma estrategia que a fines de 2015 había usado Emilio Monzó para ocupar el lugar que le correspondía al Frente para la Victoria. El acuerdo para la designación de Eduardo “Wado” de Pedro (Fpv) y Graciela Camaño (Frente Renovador) como consejeros fue tejido en profundo sigilo en conversaciones que incluyeron a Cristina Fernández de Kirchner, Sergio Massa y los gobernadores del peronismo no K y podría ser leído como un adelantamiento de la estrategia de unidad para 2019, una versión que entusiasmó al cristinismo pero que fue negada de manera rotunda por el Frente Renovador y el peronismo federal.

Fue De Pedro el elegido por el kirchnerismo para ocupar el lugar que hasta ahora tenía en el Consejo el diputado del Frente para la Victoria Rodolfo Tailhade. Hombre de extrema confianza de Cristina, con asiento en el PJ y diálogo con todos los sectores del peronismo, el diputado oriundo de Mercedes abrió la negociación con el massismo, que a su vez tendió puentes con el peronismo federal para terminar de cerrar el paquete que derivó en la presentación que unió a toda la oposición – a excepción de los diputados que responden a Adolfo Rodríguez Saá – detrás de los mismos nombres.


Dejar un comentario