domingo 26 de junio de 2022
Cursos de periodismo

Tras el «mansplaining» llega el «hepeating»: hombres que se llevan crédito por repetir lo que ha dicho una mujer

‘Mis amigas han acuñado un concepto: hepetead. Para cuando una mujer sugiere una idea y es ignorada, pero cuando un hombre la repite todo el mundo la adora’. La frase pertenece a un tuit del año 2017 publicado por la usuaria Nicole Gugliucci, que actualmente cuenta con más de 58.000 retuits y más de 184.000 ‘Me gusta’, y que describe la situación en la que un hombre se apropia de las ideas, opiniones o comentarios realizados por una mujer que han pasado desapercibidos, generalmente dentro del ambiente laboral, mientras que él recibe alabanzas y felicitaciones por la misma idea, opinión o comentario. Hepeat es una composición lingüística que une las palabras ‘he’ (él) y ‘repeat’ (repetir, repite) y, como explicaban en un reciente artículo de The Guardian que ha vuelto a despertar interés por el término: «Hepeat es tan solo el último de la creciente lista de términos para definir el comportamiento machista, un glosario que comenzó con mansplaining«.

El anglicismo mansplaining, que en España trató de traducirse con escaso éxito como machoexplicación, y que describe la situación en la que un hombre le explica a una mujer algo que esta ya conoce en un tono condescendiente o paternalista, se le atribuye erróneamente a la escritora Rebecca Solnit por su ensayo Los hombres me explican cosas. Es cierto que Solnit dio con el germen del problema y lo puso por primera vez en negro sobre blanco, pero fue Internet quien inventó la palabra que en 2010 fue escogida como una de las palabras del año por el diario estadounidense The New York Times. Desde entonces, el mansplaining dio lugar a una serie de palabras hermanadas que resumían a la perfeccion situaciones que vivían las mujeres pero por el momento no tenían nombre tales como manterruption (que describe la costumbre masculina de interrumpir de manera innecesaria a una mujer en medio de una explicación o discurso), manologue o monólogo masculino (cuando un hombre se pone a sermonear a una mujer o grupo de mujeres simplemente para exponer sus amplios conocimientos sobre el tema en cuestión) y manspreading o despatarre masculino (que define la costumbre de algunos hombres de sentarse con las piernas muy abiertas en espacios públicos). El mansplaining o conductas derivadas como la interrupción masculina no son una invención o sensación femenina: en 2021, un estudio de la Universidad de Standford investigó la discriminación de género en el contexto de seminarios sobre economía en 33 instituciones estadounidenses, llegando a analizar 468 charlas en todo el país. Los resultados demostraron que los hombres interrumpen a las mujeres más a menudo que a otros hombres y también les hacen más preguntas al finalizar una exposición o discurso, además, el estilo de estas preguntas suelen tener un caracter más hostil o paternalista.

smoda.elpais.com  (smoda.elpais.com)