Tres de los cuatro precandidatos a presidente más conocidos en EE.UU. son mujeres

La campaña electoral para las elecciones presidenciales de otoño de 2020 acaba de comenzar en Estados Unidos. Habrá quien fije su fecha de arranque más adelante, en el proceso de primarias que dentro de un año escogerá al candidato final de cada partido a la Casa Blanca, y también quien retroceda hasta el 9 de noviembre de 2016, al día siguiente de la victoria de Donald Trump contra Hillary Clinton, como inicio de la batalla. Pero el punto de inflexión más evidente fueron las legislativas del pasado noviembre. Tras ellas, y con el buen resultado para los demócratas caldeando el ambiente, una ristra de aspirantes del partido anunció su intención de convertirse en el próximo presidente de Estados Unidos. O presidenta. Porque de entre los nueve nombres ya en la lista, cuatro son mujeres, y tres de ellas figuran entre los más relevantes en el ámbito nacional.

La senadora californiana Kamala Harris, de 54 años, ex fiscal general del Estado y figura ascendente en el partido, anunció este lunes que empezaba la campaña para lograr sentarse en el Despacho Oval, algo largamente especulado, sumándose a la también esperada Elizabeth Warren, senadora por Massachusetts, de 69 años, miembro del ala izquierda de la formación. La senadora por Nueva York Kirsten Gillibrand, de 52 años, dio un paso al frente a mediados de enero, y la congresista por Hawái Tulsi Gabbard, de 37 años, lo hizo apenas unos días antes.La ola feminista de las últimas elecciones al Congreso se mantiene en la carrera hacia la candidatura demócrata a la presidencia más poderosa del mundo.