Triaca lo hizo: se desactiva el paro de la CGT con un bajo costo fiscal y político

El Gobierno obtuvo algo más que tiempo para negociar con los sindicatos: logró superar uno de los escollos políticos más duros a los que se enfrentaba en su peor momento económico.

Cuando parecía que todos los caminos conducían inexorablemente a que la CGT convocara al primer paro para protestar contra las políticas de Mauricio Macri, los funcionarios dieron una inesperada muestra de «cintura» política para desactivar la tensión.


«Estamos avanzando» dijo Héctor Daer, uno de los tres miembros de la cúpula, al salir de la reunión con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

Esta frase sonó como música para los oídos de los funcionarios, ya que traía implícita la aceptación de que no había clima -al menos por ahora- para convocar a una medida de fuerza.