30.6 C
Buenos Aires
miércoles 24 de febrero de 2021
Cursos de periodismo

Triste y sin ganas de bromear ni de ver a nadie: cómo fue apagándose Maradona desde su cumpleaños 60

El 30 de octubre, Diego Armando Maradona terminó su cumpleaños número 60 sin querer ver a nadie. Asistió por televisión al partido de su último amor correspondido, Gimnasia y Esgrima La Plata, y ya no quiso más. Se fue a dormir. Antes, había preocupado a todo un país y medio mundo por su estado de salud. A Diego, el argentino más universal, le temblaban las piernas y precisaba ayuda para mantenerse en pie. Fue la última vez que pisó una cancha de fútbol.

Las horas previas al partido, al cumpleaños, habían sido de debate y de bajón. Diego no quería una celebración masiva. Su último sueño era unir a sus cinco hijos: Dalma, Gianinna, Jana, Diego Jr. y Diego Fernando. Estuvieron casi todos, pero separados. Y Diego Jr. no pudo viajar desde Italia, donde reside, porque su hisopado dio positivo. El ídolo de tantos millones en el mundo entero ya no estaba como en las semanas anteriores. La dieta de esos días, por ejemplo, era un recuerdo. La AFA y la Liga Profesional le ofrecieron el festejo en la cancha del Lobo, en el partido inaugural de la Copa Liga Profesional. Pelusa, el apodo que a él más le gustaba, se entusiasmó. También se emocionó al ver más de media hora de saludos en video de algunos de sus ídolos, desde Ronaldinho («Tu fan número 1») hasta Ricardo Bochini, pasando por José Mourinho, Favio Cannavaro, Christian Vieri, Juan Martín del Potro, Sergio Hernández, el Pato Fillol, Jorge Burruchaga y Nery Pumpido, entre otros. Pasaron uno detrás de otro, en la virtualidad obligada de la pandemia que lo alejó del afecto de la gente, su gente.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)