¿Tropiezos? ¿Cuáles? Las grandes empresas tecnológicas son tan fuertes como siempre

Quizá hayas escuchado que los gigantes tecnológicos están desconcertados.

En los últimos dos años, los legisladores y la comunidad mundiales han sentido temor de los poderes crecientes de las empresas tecnológicas más grandes, sobre todo las que he llamado los cinco gigantes tecnológicos: Apple, Amazon, Google, Facebook y Microsoft, las empresas más valiosas de los mercados estadounidenses.


Las preocupaciones lo abarcan todo. Hay llamados a favor de nuevas investigaciones antimonopolios. Algunas personas han acusado a las empresas de sesgos políticos, mientras que otras han criticado su falta de diversidad y la manera tan estrecha en que distribuyen su riqueza. Además, se cuestionan su vulnerabilidad ante la influencia extranjera y su capacidad de hacernos adictos a sus productos.

De maneras distintas, las empresas han concedido algunos de estos temores y han prometido abordarlos. Hacer balances, solucionar los desastres y admitir la “responsabilidad moral” por sus contribuciones a la sociedad. Esos son los términos de moda de un ecosistema tecnológico al que supuestamente lo carcome el remordimiento y está comprometido con la rehabilitación.