Trump: el tuitero que ha llegado más lejos hasta el día de hoy

No tengo mucho en común con Donald Trump, pero algo que sí compartimos es un amor incondicional por Twitter. El pasado miércoles, durante una entrevista que destilaba patriotismo con el presentador de televisión conservador Tucker Carlson, Trump una vez más demostró su capacidad no tanto de contestar a las preguntas de Carlson como de vomitar lo primero que le viniera a la cabeza. A propósito de Twitter, Trump no solo no se desdijo de las acusaciones sin fundamento contra Obama por unas supuestas escuchas telefónicas que realizó en la plataforma, sino que aseguró que Twitter era su herramienta para lidiar con las mentiras de la prensa.

Como viene siendo habitual, Carlson también lamentó el uso tan irresponsable que el presidente hace de Twitter, punto en que los dos partidos políticos coinciden en calificar, cuando menos, de impropias para un hombre de su cargo. “Con cada acusación infundada o que se demuestra falsa, el presidente está devaluando su propia moneda”, dijo Carlson al presidente.