17.5 C
Buenos Aires
viernes 30 de octubre de 2020
Periodismo . com

Trump ya ganó: aun perdiendo, sembrará un discurso de odio

Poco importan las críticas feroces de los medios de comunicación a la campaña de Donald Trump ni que Hillary Clinton lidere, por ahora, las intenciones de voto. Pese a que el candidato republicano amagó con lavar el discurso aislacionista y antiinmigrante con el que acaparó los titulares en los meses anteriores, su mensaje de intolerancia contra las minorías sobrevivirá tras las elecciones del 8 de noviembre aunque pierda la contienda.

Que Joe Arpaio, el apodado «sheriff más duro» de Estados Unidos, con un largo prontuario de denuncias de abusos contra los derechos humanos por su trato a indocumentados, haya dado el discurso previo a la presentación del magnate en la Convención Republicana de julio dio paso a la institucionalización del racismo. Y en una sociedad que luce con orgullo sus raíces extranjeras, pero con algunas de sus capas permeables a la xenofobia, el «trumpismo» no es más que un atraso que preocupa: a lo largo de 2016, un exlíder del Ku Klux Klan y el Partido Nazi de EE.UU. salieron a respaldar su candidatura.

«Algunos analistas creen que los candidatos republicanos han estado haciendo sutiles apelaciones racistas a los votantes blancos desde 1968, especialmente contra afroamericanos, latinos, y ahora los musulmanes, pero sin ser explícitos. Trump se movió más allá y parece más cómodo que sus antecesores al etiquetar a los sectores a los que se les debería tener miedo», explicó a Ámbito Financiero Vicent G. Moscardelli, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Connecticut.

ambito.com  (www.ambito.com)