Turquía mantiene una operación secreta para detener a opositores en el extranjero con espías y deportaciones en jet privado

Osman Karaca, residente en Camboya, fue detenido cuando estaba haciendo una operación rutinaria en el banco en la capital, Phnom Penh, el pasado 14 de octubre. Nadie volvió a saber nada de él hasta cinco días después, cuando los medios turcos lo mostraron detenido en Turquía acusado de terrorismo. Según ha podido confirmar eldiario.es, Karaca, que tiene la doble nacionalidad turca y mexicana, es seguidor del Movimiento Gülen, a quien el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, acusa del intento de golpe de Estado en 2016 que acabó con más de 250 muertos.

«Karaca fue detenido por la Organización de Inteligencia Nacional de Turquía (MIT) en el extranjero y devuelto a Turquía», publicó la agencia estatal Anadolu el 19 de octubre. Entonces en Camboya todavía nadie se había pronunciado. Dos días más tarde, el 21 de octubre, el portavoz de la policía, Chhay Kim Khoeun, declaró ante los medios y confirmó que Karaca había sido detenido el 14 de octubre por agentes camboyanos y entregado a las autoridades turcas.