martes 28 de junio de 2022
Cursos de periodismo

Ucrania está desesperada por la paz, pero no firmaremos un mal acuerdo con Rusia

Los ucranianos queremos la paz más que nadie en el mundo. Llevamos más de 100 días luchando contra las fuerzas rusas por tierra, mar y aire, y en los espacios cibernéticos y de información. Al principio, los expertos en defensa tenían pocas esperanzas de que tuviésemos éxito. Cambiaron su postura cuando mostramos nuestra capacidad de resistencia. Ahora tenemos que demostrar que tenemos la fuerza para mantener el rumbo y resistir las tentaciones de una falsa resolución.

En esta batalla existencial por nuestro futuro, expertos y políticos ostensiblemente amistosos o que nos consuelan sugieren de manera insistente que debemos rendirnos para lograr la paz más rápido. Por supuesto, no queremos que la guerra dure más de lo necesario, pero no nos dejaremos seducir por un acuerdo falso que solo empeorará las cosas.

Entre los que aconsejaron una solución rápida se encontraba el exsecretario de Estado estadounidense Henry Kissinger, que propuso que debíamos ceder territorio a cambio de terminar con la guerra. Su intervención fue atroz y, para ser un reconocido estratega, Kissinger fue sorprendentemente poco estratégico. Ceder territorio no pondrá fin a la guerra. La intensificará. Rusia no ha abandonado su objetivo principal: deshacerse de Ucrania y borrarnos del mapa. Cualquier concesión recompensaría y legitimaría su estrategia. En lugar de poner un freno a la búsqueda de sus objetivos militares más amplios, Rusia se sentiría envalentonada.

eldiario.es  (www.eldiario.es)