Un adolescente dejó un par de anteojos en un museo y la gente pensó que era arte

Un Duchamp de este siglo. Pero en lugar de exponer un mingitorio, dejó un par de anteojos.

Varios visitantes del Museo de Arte Moderno de San Francisco fueron engañados por un adolescente de 17 años que quiso reírse un rato del snobismo en el que a veces cae el arte.


TJ Khayatan creía que la gente se pararía a mirar y hacer sesudas interpretaciones de cualquier objeto que se expusiera en la galería. Así que dispuso unos anteojos en el piso y se fue caminando (claro, primero compartió el chiste con sus seguidores de Twitter).