14.4 C
Buenos Aires
lunes 14 de junio de 2021
Cursos de periodismo

Un año de la muerte de George Floyd: una reforma policial varada y un repunte de la violencia

El día que iba a morir, el 25 de mayo de 2020, George Floyd fue a comprar tabaco a una tienda que frecuentaba en Minneapolis, en la esquina de la calle 38 y la avenida Chicago. Se había despertado como un hombre completamente anónimo, un hombre negro de 46 años y vida atribulada, llena de altibajos, de caídas y resurrecciones, problemas con drogas, algún tiempo en la cárcel, ganas de salir adelante, de luchar. Pero ese 25 de mayo, el último de su vida, formaba parte de los tiempos aciagos. Se había quedado sin trabajo por la pandemia. Había vuelto a consumir. Un dependiente llamó a la policía porque le había pagado con un billete falso de 20 dólares.

Por la noche, la agonía y muerte de Floyd bajo la rodilla de un policía blanco, un trance de más de nueve minutos grabados en vídeo, ya había recorrido todo Estados Unidos. Las protestas prendieron en todo el país y, en pocos días, traspasaron fronteras. En pocas semanas ya era evidente que acaba de empezar la mayor movilización contra el racismo desde la muerte de Martin Luther King, medio siglo atrás. Los departamentos de policía comenzaron a cambiar reglamentos, las empresas revisaron sus normas, el Pentágono tomó medidas contra los homenajes a los símbolos de la Norteamérica esclavista en sus instalaciones.

elpais.com  (elpais.com)