Un aviso en un auto de Fórmula 1 puede costar hasta u$s 25 millones

Considerados por algunos como avisos rodantes, los monoplazas más rápidos del planeta son auténticos imanes a la hora de atraer publicidad. La inversión de sponsors y partners en 2017 alcanza un total de 1640 millones de euros (u$s 1835 millones) en la principal categoría del automovilismo, según Business Book GP, razón por la cual un centímetro cuadrado de la carrocería de estos coches sigue cotizando a precios increíbles.

Pero no todos los espacios disponibles en los autos para la publicidad se ofertan a un mismo precio. Obviamente, los lugares donde un logo es más visible, son los más costosos.


Así, el capot motor, los pontones y el alerón trasero de los F1 son las zonas más caras para anunciar, ya que la tarifa media asciende a los 23 millones de euros (u$s 25 millones). La diferencia con el resto del monoplaza es enorme, ya que es en estos espacios donde los grandes equipos concentran a los patrocinadores que más aportan a su presupuesto. A continuación se encuentran los apéndices aerodinámicos que se sitúan entre las ruedas delanteras y las entradas de aire del radiador, que presentan un precio medio de 5 millones. Le siguen los retrovisores y los laterales de las alas delantera y trasera (4,5 millones), la parte superior del coche que va desde la cabina del piloto a la mitad del morro (3,5 millones) y, por último, el morro y el alerón delantero (3 millones).