Un escaneo cerebral podría predecir el alzhéimer. ¿Deberías someterte a uno?

Juli Engel estuvo encantada cuando un neurólogo le recomendó un escáner TEP para determinar si el beta-amiloide —los grupos de proteínas asociados con un mayor riesgo de sufrir alzhéimer— se estaba acumulando en el cerebro de su madre.

“Mi respuesta interna fue: ‘¡Sí!’”, dijo Engel, de 65 años, quien es gerente de cuidados geriátricos en Austin, Texas, y casi todos los meses viaja para ayudar a su madre en Florida. “El médico está usando todas las herramientas para tratar de determinar qué está pasando”.


Sue Engel, de 83 años, vive en una comunidad de retiro en Leesburg, Florida, y durante varios años ha experimentado problemas de memoria y otros síntomas de declive cognitivo. Su hija confirmó las señales de alerta: su madre ha sido explotada financieramente, fue víctima de un fraude de seguros y provocó un accidente automovilístico.

Los funcionarios de Medicare decidieron en 2013, poco después de que comenzaron a hacerse capturas de imágenes de beta-amiloide a través de TEP (tomografías por emisión de positrones), que les faltaban pruebas para determinar cuán benéfico es para la salud. Así que, excepto por las pruebas de investigación, Medicare no cubre costos importantes de escáneres (de 5000 a 7000 dólares, según Alzheimer’s Association); las aseguradoras privadas tampoco los cubren.