viernes 2 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

Un experimento prueba que la música hace bailar a los seres humanos aunque no la puedan escuchar

La música es una rareza desde el punto de vista biológico”, dice el neurocientífico de la Universidad McMaster Daniel Cameron. “No tiene ningún beneficio evolutivo. No nos ayuda a reproducirnos, no nos alimenta ni nos proporciona refugio. ¿Por qué nos gusta tanto y no podemos resistirnos a movernos a su ritmo?” Cameron y sus colegas han descubierto que su influencia va mucho más allá de lo cultural.

Los investigadores se preguntaban si hay algo más, aparte de impulsos sociales, que nos lleva a saltar a la pista de baile y mover el esqueleto. Concretamente querían averiguar si hay algún mecanismo biológico que nos hace responder a la música aunque no seamos conscientes de ella. Para probar su hipótesis metieron a un montón de voluntarios en una sala de conciertos especialmente desarrollada en la Universidad McMaster llamada LIVELab, y los sometieron a música que en frecuencias muy bajas fuera del alcance de nuestra capacidad auditiva. A continuación, monitorizaron el movimiento de las personas mediante sensores sujetos a sus cuerpos.

Tras alrededor de una hora sometidos a ese ritmo inaudible, descubrieron que los participantes se movían un 12% más durante los intervalos en los que se reproducía música inaudible que en los que simplemente había silencio. Tras ser entrevistados al final de la sesión incluso afirmaron haber disfrutado del ritmo pese a reconocer que eran incapaces de escuchar nada conscientemente. Los resultados del estudio se han publicado en la revista Current Biology.

es.gizmodo.com  (es.gizmodo.com)