15.1 C
Buenos Aires
sábado 5 de diciembre de 2020
Cursos de periodismo

Un fuerte desánimo atraviesa en silencio a la tropa del oficialismo

«Voy a escuchar a María Eugenia [Vidal]. Lo que digan Macri y Peña no me interesa», se sinceró un funcionario bonaerense, todavía enojado con la estrategia nacional, que determinó la derrota en las elecciones del domingo.

La frase, soltada por un referente que finalmente no llegó al CCK para la reunión de gabinete ampliado, es solo una muestra del desánimo que, más allá de los discursos inflamados de los grandes referentes, atraviesa en silencio a la tropa oficialista. Un desánimo que se mezcla con la ilusión de revertir el resultado de las primarias del domingo, presente en las arengas de Macri y los referentes claves del oficialismo.

«¿Qué nos van a decir ahora? ¿Cómo recreamos la mística?», se quejó un funcionario nacional sin consuelo, él sí en la puerta del remodelado edificio del Correo, antes de escuchar a Macri y otros referentes de Juntos por el Cambio. El mismo dirigente, con conocimiento del territorio bonaerense, se quejaba porque «hicimos una campaña sin poder salir a la calle, una campaña virtual que no sirvió». Y sembró dudas sobre la eficacia de las nuevas medidas sobre el electorado, «porque [Axel] Kicillof es un muy buen candidato y descontarle veinte puntos es imposible», comentaba, resignado a sufrir una nueva derrota de Vidal en octubre.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)