lunes 23 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Un mar que separa a Bolivia de Chile (y a Arce de Boric)

Podríamos esperar que Chile y Bolivia estuvieran más unidos que nunca, ahora que ostentan gobiernos que podríamos llamar genéricamente de izquierda (aunque hay una gran distancia entre la socialdemocracia nórdica que propone Gabriel Boric y el populismo progresista de Luis Arce). Sin embargo, atraviesan, como ya es tradición, por una gélida y distante vecindad, que ni siquiera la visita de Arce a Boric -en ocasión de la toma de mando el 11 de marzo pasado- logró entibiar: en esa oportunidad, el mandatario chileno ofreció reanudar relaciones diplomáticas y el boliviano replicó que solamente lo haría después de un retorno soberano al océano Pacífico.

A pesar de la importancia que tiene el comercio boliviano para el norte de Chile y de la dependencia boliviana de los puertos chilenos, estos países no mantienen relaciones diplomáticas plenas. Estas se quebraron definitivamente en 1978, luego de unos años de reapertura durante los gobiernos dictatoriales de Hugo Banzer y Augusto Pinochet, cuando se avanzó en la negociación marítima como nunca antes (las relaciones habían sido rotas por Bolivia en la década de 1960, en otro de los capítulos estelares de la disputa vigente desde el siglo XIX).

nuso.org  (nuso.org)