lunes 28 de noviembre de 2022
Cursos de periodismo

Un marine y un talibán se reencuentran en Afganistán, donde hace 11 años trataron de matarse

El té estaba caliente. La habitación, polvorienta y opresiva. Y el comandante talibán que estaba sentado frente a mí, en un edificio con agujeros de bala en el sur de Afganistán, trató de matarme hace poco más de una década.

Yo también había intentado matarlo.

Ambos recordamos bien esa mañana del 13 de febrero de 2010 en el distrito Marja, en la provincia de Helmand. Teníamos más o menos la misma edad: 22 años. Hacía mucho frío.

Mullah Abdul Rahim Gulab formaba parte de un grupo de combatientes talibanes que intentaban defender ese distrito de los miles de efectivos estadounidenses, afganos y de la coalición enviados a capturar lo que en ese momento era un importante bastión talibán. Aunque él no lo sabía cuando nos conocimos hace poco, yo pertenecía a la compañía de marines que sus combatientes atacaron durante esa mañana invernal de hace tantos años.