8.9 C
Buenos Aires
lunes 2 de agosto de 2021
Cursos de periodismo

Un ocaso de los ídolos

Hashtags, Trending topics, fav si estás con A, RT si estás con B, soy fan, banco/no banco, X es todo lo que está bien, del lado X de la vida: en la dinámica y vertiginosa realidad de las redes sociales, no hay manera de escapar a eso que nos conmina a expresarnos asertivamente, sin matices, sin grises, sin dudas, sin repetir y sin soplar.

Se trata de asegurarnos siempre, siempre, del lado del bien, expulsando el mal hacia afuera, lo más lejos posible de modo que no nos salpique. En estos tiempos, la vida se resume, se sintetiza, se reduce, se aprieta, se hace mucho más sencilla: o estamos con A o estamos en su contra. Somos todos un poco jueces dictando sentencias morales con los elementos que imaginamos, atribuimos y suponemos de los otros de quienes no sabemos nada.

Sin embargo, hace mucho que advertimos que esa lógica no se queda solamente en las redes sociales, sino que la excede, la desborda y se expande hacia otros ámbitos. No es casual, entonces, que vivamos un auge de los programas de competencias con jurado. La costura, el baile, el canto, la cocina son la materia prima sobre la que se monta el verdadero espectáculo, el de juzgar. Los programas de competencias que tienen un jurado llevan hasta el paroxismo esa ficción pueril: la de un mundo quirúrgicamente escindido entre el bien y el mal, entre lo correcto y lo incorrecto, entre lo permitido y lo prohibido. Como en algunos cuentos infantiles y en el mundo de los superhéroes, estas ficciones pedagógicas nos hacen descansar, al menos un rato, de las constantes vacilaciones, incertidumbres, ambivalencias y bordes que se tocan entre sí en la vida cotidiana (porque sabemos, a fin de cuentas, que son dos, las caras de la luna son dos). Ahora bien, mientras funcionan como ficción, resultan un modo de transitar y de configurar verdades, fantasías y todo un universo simbólico sin el cual el mundo no podría habitarse.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)