17.1 C
Buenos Aires
miércoles 20 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

Un poquito menos de sal ayuda bastante

A veces, los cambios aparentemente pequeños en beneficio de nuestra salud pueden suponer una diferencia muy grande. Tal es el caso del efecto sobre la presión arterial del sodio, un nutriente esencial y la problemática mitad del cloruro de sodio, el popular condimento que conocemos comúnmente como sal.

La cantidad de sal que se puede consumir sin peligro ha sido objeto de controversia durante un siglo, y es poco probable que el debate se resuelva pronto. Numerosos estudios de diversa calidad que relacionan la ingesta de sodio con la salud han hecho oscilar el péndulo de un lado a otro, obstaculizando las normativas para limitar el sodio en la mayoría de los alimentos preparados comercialmente. Algunas personas son especialmente sensibles a la capacidad del sodio para elevar la presión arterial, pero teniendo en cuenta lo común que es ya la hipertensión arterial y lo difícil que es evitar el consumo de demasiada sal, muchos expertos sostienen que el enfoque más seguro es una reducción general de los niveles de sodio en los alimentos preparados y procesados.

nytimes.com  (www.nytimes.com)