Un programa antidrogas para jóvenes que parece que sí funciona

La educación sobre las drogas es la única parte del programa de secundaria que recuerdo: tal vez por que resultó contraproducente de manera tan espectacular. Antes de cumplir la edad que hoy en día marca la ley para beber alcohol, yo ya consumía cocaína y heroína.

Me he recuperado de la adicción y ahora hay investigadores tratando de desarrollar programas de prevención innovadores para ayudar a los niños que están en riesgo a que tomen un camino diferente del que yo elegí.


Desarrollar un programa antidrogas público que realmente funcione no ha sido fácil. Muchos de nosotros crecimos con programas contra las drogas como el DARE (Educación en la resistencia al abuso de las drogas, por su sigla en inglés) o la campaña surgida de la inspiración de Nancy Reagan, “Just Say No”. Sin embargo, la investigación muestra que esos programas y otros parecidos, que dependen de la educación y tácticas de miedo, fueron inefectivos e hicieron muy poco por detener el consumo de drogas en niños con alto riesgo.