Un programa de inteligencia artificial escribe notas periodísticas

Un día de la semana pasada a las 9:29 hs me encorvé nerviosa sobre mi teclado y me preparé para darle batalla a una entidad llamada Emma. Ambas a las 9:30 hs estábamos listas para escribir sobre los datos de empleo oficiales del Reino Unido y entregar nuestras notas a mi editor. Estaba segura que Emma sería más rápida que yo, pero realmente tenía esperanzas de que mi artículo fuera mejor.

Su creadora, una start-up llamada Stealth, la llama «inteligencia artificial autónoma» diseñada para brindar servicios profesionales como investigación y análisis. Como está de moda predecir que la inteligencia artificial (IA) reemplazará a los empleados de oficina incluyendo a los periodistas, quise ponerla a prueba.


Emma fue realmente rápida: tardó 12 minutos en terminar la nota frente a mis 35 minutos. Su artículo fue también mejor de lo que esperaba. Sus datos eran correctos y hasta incluyó contexto relevante como la posibilidad de que el Reino Unido abandonara la UE (si bien tenía una dudosa opinión sobre que sería un «viento de cola» para la economía británica). Pero para mi alivio, carecía del talento periodístico más importante: la capacidad de distinguir lo relevante de lo superfluo. Si bien mencionó correctamente que la tasa de desempleo no había cambiado, ignoró que la cantidad de las personas que buscan trabajo había aumentado por primera vez en casi un año.