miércoles 23 de enero

Un tango argentino: una expresidenta, dos familiares de Macri y un empresario en prisión

Uno de los estudiosos más importantes de la corrupción, Robert Klitgaard, ideó una estrategia eficaz para combatirla: “Freír unos cuantos peces grandes”. Esto es, investigar y procesar a algunos personajes muy visibles del país en cuestión. Hay, sin embargo, una condición indispensable para hacerlo: “Dado que demasiado a menudo las campañas anticorrupción se convierten en campañas contra la oposición, los primeros peces grandes deberían ser del partido en el poder”.

Justo cuando comienza 2019, la Argentina tiene esa posibilidad: el empresario más influyente, una expresidenta y el hermano y el padre del actual mandatario podrían ir a prisión por el mismo caso de corrupción: los cuadernos que de febrero de 2005 a octubre de 2015 escribió un chofer del Ministerio de Planificación Federal con detalles de los sobornos que pagaron empresarios y cobraron funcionarios.


En cuestión de semanas, Paolo Rocca, el accionista principal de Techint —la sociedad tenedora más poderosa de la Argentina— fue procesado por el presunto pago de sobornos a funcionarios kirchneristas; la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner fue procesada como supuesta líder de una asociación ilícita montada para delinquir, y el padre y el hermano del presidente Mauricio Macri, Franco y Gianfranco, fueron convocados a tribunales, acusados también de pagar sobornos a otros funcionarios del gobierno anterior.