martes 18 de septiembre

Una aportante falsa revela cómo blanquearon dinero

Por primera vez, una aportante falsa relata cómo Cambiemos utilizó las identidades de 12 empleados de una empresa proveedora del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para blanquear aportes de campaña de Mauricio Macri en 2015 y de la elección legislativa del año pasado en la provincia de Buenos Aires. Brenda Osso, una ex empleada de la empresa de seguridad privada Murata SA, logró desentrañar cómo su nombre y el de otros 11 compañeros de su antiguo trabajo terminaron figurando en la lista de aportantes de estas campañas, que ponen a los responsables de la recaudación del oficialismo, al propio Macri y a la gobernadora María Eugenia Vidal en la mira.

Osso es una de las más de 300 personas que se comunicaron la semana pasada con la ONG La Alameda para denunciar que figuran aportando dinero a campañas electorales sin haber realizado nunca esas contribuciones. A Brenda la utilizaron tres veces: aparecía aportando $ 95 mil en el primer informe de gastos de las PASO de Cambiemos en 2015; otros $ 30 mil a la campaña presidencial de octubre; y $ 16.500 más para la campaña legislativa del oficialismo en la provincia de Buenos Aires en 2017.


De acuerdo a la Ley de Financiamiento de los Partidos Políticos, las compañías que prestan servicios al Estado nacional, provincial o porteño tienen prohibido aportar a campañas. Por eso, la Justicia investiga si el dinero donado a nombre de los empleados provenía de los dueños de estas empresas.

Osso se estableció en España hace unos diez meses, luego de pasar por otros países de Europa. Cuando hicieron el aporte en su nombre para la campaña del año pasado, ya se encontraba fuera del país. Se había ido de la Argentina en marzo de 2017. “La primera vez, me enteré googleando mi nombre. Yo trabajaba en Finanzas de la empresa de seguridad. Apareció una nota de El Cronista sobre los aportantes de 2015 y aparezco donando $ 95 mil. Ni siquiera ganaba la mitad de lo que decían que había donado. Hablé con la tesorera de la empresa y le pedí explicaciones. Me negó que ellos hubiesen entregado una lista con nuestros nombres. Había otros 11 compañeros míos en la lista de aportantes”, cuenta Osso en diálogo telefónico con PERFIL.

Dejar un comentario