Una Argentina sin fútbol

Los aficionados argentinos se deslumbraron el sábado con una nueva formidable actuación de Lionel Messi en la goleada 5-0 de Barcelona ante Celta. Al día siguiente, celebraron goles de Mauro Icardi y Ever Banega para Inter en una liga italiana que lidera la Juventus de Gonzalo Higuaín y Paulo Dybala. Ese domingo también anotó un gol otra vez Sergio “Kun” Aguero para Manchester City en la Premier League inglesa. Carlos Tevez debutó con un gol y dos asistencias en la Super Liga china. Y Diego Valeri marcó dos goles en el debut de Portland Timbers en la MLS de Estados Unidos. Hubo goles de argentinos hasta en Chipre y Nueva Zelanda.

Son casi dos mil los jugadores argentinos en el exterior. Además de decenas de entrenadores en ligas y selecciones extranjeras (Diego Simeone, Jorge Sampaoli y Mauricio Pochettino, entre otros). Pero el país de Messi, Diego Maradona y Alfredo Di Stéfano, el país que ganó las Copas Mundiales de 1978 y 1986 y cuya selección nacional es actual número uno en el ranking mundial, no pudo comenzar este fin de semana su propia Liga Profesional. Argentina lleva casi ochenta días sin fútbol. Su federación nacional (la Asociación de Fútbol Argentino, AFA) está intervenida por la FIFA. Y sus jugadores hacen huelga.