domingo 24 de junio

Una bodega mendocina lanza su criptomoneda para vender sus vinos

“El vino es una metáfora deliciosa para el dinero, para la criptomoneda”. El mundo de los placeres, de la artesanía en el viñedo y en la bodega, de la intimidad y del disfrute que propone el vino se une con el de la frialdad de los datos, de la estadística, de la información objetiva que hoy conforman el insumo básico del mundo digital y de uno de sus últimos hijos, las monedas digitales. Desde Mendoza ya terminó de cosecharse la uva para el vino que será el primero de la Argentina y del mundo en estar respaldado por una cibermoneda.

El responsable de encarar el proyecto y de explicar mediante la metáfora del vino en qué consiste una criptomoneda es Mike Barrow, propietario de la bodega Costaflores, con viñedos en Perdriel, en Luján de Cuyo. Como su formación, además de la enológica, es también informática, y fue uno de los que allá por 1991 tuvo que explicarle a miles de personas qué era un e-mail, encontró en el producto emblema del dios Baco la mejor manera describir de qué se trata esta nueva unidad de intercambio, más allá del ya archifamoso Bitcoin.


Dejar un comentario